martes, junio 19, 2007

Cuento

Erase una vez,un planeta...tal vez se podría llamar tierra o tal vez no...
Todos sus habitantes tenían un yo grande que todos podían ver,bueno,nacía chiquito e iba creciendo con el pasar del tiempo,es el que se levantaba,caminaba,trabajaba,saludaba,hablaba con gente...
Tenían también una especie de hadita chiquita,nacía a la misma vez,era otra parte de su yo,eran ellos mismos.
La hadita siempre revoloteaba a su alrededor,era la encargada de sentir,de las sensaciones,de los colores,de los olores,de los amores...
Y finalmente,tenían,más o menos en medio del pecho,ahí donde se dice que todos tenemos el corazón (particularmente,dudo que absolutamente todos nazcamos con él,pero no es momento de ponerse cientifíca,que esto es un cuento) bueno pues ahí,tenían una pequeña puerta,lamentablemente a muchos les ocurría que a medida que el yo grande crecía la puerta se cerraba cada vez más,hasta el punto que a muchos les quedaba encasquillada y ya no lograban abrirla jamás de los jamases.
La protagonista de mi historia no era muy grande en el yo grande,no,era más bien menudita,pero su yo chiquito,la hadita,ésa si que la tenía muy desarrollada,sabía oler,ver,y sentir muy,pero que muy bien.
Andaba un poco tristona revoloteando...tantas puertas cerradas....a veces tanto frío...encontrando tan pocas veces calor...pero un día...
De improviso vió un puerta en otro ser entreabierta....mmm...se vislumbraba lo que parecía un buen fuego,un lugar cálido...

-"Uy ! Me gustaría entrar,tengo tanto frío,claro que puedo equivocarme y ser un reflejo de mis deseos,o lo que es peor,cuando esté entrando me la pueden cerrar de golpe y quedarse pillada una de mis alitas,y luego pasa tanto tiempo hasta que cura y se puede volar de nuevo...! "

Pero no podía alejar sus ojos de aquella puerta,y se dijo...

-"Hay que ser valiente,entro,me caliento un poco,y tampoco es cuestión de convertirme en una ocupa,recuperado el calor,seguiré mi camino"

Amigos,qué lugar ! Allí si que se estaba bien,el fuego ardía,calentaba las manos frías y quizá cosas de la magia,una sentía que se le calentaba el alma,que allí no era necesario,aguantar,ni forzar nada,era...como cuando después de un día duro alguien te acaricia la espalda y el pelo hasta que te duermes como si fueras niña nuevamente y a la vez como cuando mujer,alguien te acaricia de una forma que deseas que siga,te crea un deseo que solo calman su beso,su cuerpo,la fusión de los dos...Allí se reconciliaban y armonizaban los deseos infantiles de que te mezan unos brazos,de sentirte segura en un abrazo,tantas veces aparcados en la edad adulta porque no son apropiados,con los deseos de mujer de mezclarse y fundirse con un hombre.

Como se había dicho a si misma,después de recuperarse intentó marcharse,había entrado de sopetón,sin ser invitada,pero...no pudo,así que le preguntó al propietario...

-¿Te arrepientes de haber dejado abierta tu puerta en un descuido y yo haya aprovechado para colarme dentro y ahora parezca difícl echarme?
-No,lamento no haberla abierto antes,lamento no habértela abierto más...

Y la hadita fué feliz,tenía un lugar al que volver,un lugar donde recuperar fuerzas,donde descansar o cansar con otro tipo de cansancio,el cansancio rico que sabe bien y te deja con la cabeza apoyada en un pecho querido durmiendo.

Y así pudo seguir esparciendo en su vuelo pequeñas estrellitas azules que caían por todos los sitios donde pasaba y de forma inexplicable alegraban a todo aquel,a quien le caían encima,es lógico,eran gotitas azules de felicidad,era como ir sembrando el amor que tanto la llenaba día a día y se le salía en forma de estrellitas,y cuantas más iba derramando por todas partes,más tenía

¿No os pasó nunca sentiros tan inexplicablemente llenos de felicidad y amor que os apetece ir sonriendo sin ton ni son por la calle,repartiendo sonrisas,y si no fuera por el miedo a acabar en un manicomio,abrazando a todo el mundo?

Como cualquier adulto sensato,acomodado a su condición de adulto habrá entendido inmediatamente,esta historia no es un hecho real,es fruto de la imaginación de la autora,y a la autora no le interesan ni lo más mínimo esos adultos,ésos...que sigan creyendo que no es un hecho real,que sigan considerando reales,sus realidades,lo dedico a todos los adultos improcedentes,insensatos,que creen en el amor,que se ilusionan e ilusionan......

10 comentarios:

Heredero de los Sueños dijo...

Con su permiso Hadita... me lo llevo entre mis alforjas... para leerlo con calma, bajo el cobijo de un viejo árbol, al atardecer...que sé que me gustará.

Luego le comento sobre el el mismo.

Afectos.

HdQ

IGNACIO dijo...

Adulto me siento y me ilusiona, y una lluvia de estrellas alrededor de mi corazón, dejan una estela de amor por donde paso.

Un beso Ondina.

fgiucich dijo...

Hermosa hada, podrìas visitar mi reino? Abrazos.

Heredero de los Sueños dijo...

Dulce Niña.... Muy dulce el cuento... me lo llevé y lo leí al atardecer, bajo un nostálgico avellano.

La historia de la "hadita con alitas" y sus atrfvimientos en corazones de puertas abiertas me gustó, si bastante, pero el final.... el final me dejó confuso... confusionado... Pensé que era real, tuyo, vivenciado y disfrutándolo, pero mas confusión encontré al leer que no os interesan en lo mas mínimo.

"esta historia no es un hecho real, es fruto de la imaginación de la autora, y a la autora no le interesan ni lo más mínimo, así que lo dedico a todos los adultos improcedentes, insensatos, que creen en el amor, que se ilusionan e ilusionan"

Os dejo mis afectos -hoy- confundidos.

HdQ

TOROSALVAJE dijo...

Que hermosura de cuento, me ha gustado mucho y a la vez me ha hecho sentir un poco mal.

Yo me entiendo.

Besos.

Jok dijo...

Touche!!!

gonzalo dijo...

el amor es magia, es engaño, es alegría.

Enzo Antonio dijo...

Me encantó tu cuento,
y yo por lo menos ¡creo en el amor!
Saludos.

Bohemia dijo...

Lo mejor que podía leer antes de irme a dormir, hacía mucho que no me contaban un cuento.

:o)

Mistika dijo...

Un cuento maravilloso, sobre todo cuando esos abrazos acurrucadores, te hacen nuevamente niña,
qué rico encontar esas puertas y acomodarse por unos instantes,
entrar tal vez de sopetón y sentir y saber que no fue un error..
qué rico atreverse a ser lo que somos,riendo por doquier y jugar ..

Hadas y duendes, magia llena de ensueños y colores de arcoiris,
los más bellos y exóticos paisajes,
los más fantásticos aromas..
todo eso somos.. y mucho más...

Hermoso el cuento.. Gracias!!